Hojas verdes de ficus en el patio del pueblo

Nostalgia

Hoy estoy recordando el curso que hice a principios de año: Un Paseo Por lo Invisible. La inspiradora y creativa Mònica Bedmar nos enseñó a mirar y a ver la belleza en lo cotidiano. A buscar los sentimientos escondidos y las ideas que nos evoca lo que nos rodea.

A través de sus palabras e historias hemos conocido autores y referencias en diferentes ámbitos. Hemos buscado las luces y las sombras que se esconden en nuestro interior.

El día a día tiende a ser superficial y rutinario. Si no lo alimentas con momentos de inspiración y creatividad corres el riesgo de dar la espalda a esa parte de ti que funciona como el motor de tu vida.

La música ha sido una constante durante todo el curso. Mònica selecciona con gusto canciones que acompañan a cada paseo.

Paseos en los que afloran sentimientos escondidos y a aprendes a mirar en otra dirección y salir fuera de tu círculo habitual. A veces esto puede servir para encontrar lo que andabas buscando.

Este curso es más de volar que de memorizar.

Gracias Hello! Creatividad por vuestras propuestas tan interesantes y por vuestro derroche de entusiasmo y a Mònica por compartir con nosotros momentos tan sinceros y mostrarnos lo invisible.

Compartir post