Reflexiones

Esperando a Alba

Bea e Iván viven en una bonita casa en Aracena con vistas a la sierra, rodeados de metros de jardín, en un ambiente muy rural y sencillo.

Cuando les visitamos, hace ya casi cuatro meses, Bea estaba embarazada, a pocos días de cumplir la semana 40 de gestación. Habíamos pospuesto en varias ocasiones su sesión de fotos así que ese fin de semana era nuestra última oportunidad.

Llegamos el sábado, y con nosotros también el frío y la lluvia. Aún así, el primer día tuvimos suerte y pudimos comenzar con la sesión de fotos en algunas localizaciones exteriores.

Bea es bióloga por vocación. Ama el campo, la naturaleza, las aves… Sus fotos tenían que ir muy acorde a su forma de ser y de vivir.

Una zona de alcornocales fue nuestra primera localización. No tuvimos que ir muy lejos. Son afortunados de vivir casi en plena naturaleza. Paseamos tranquilos, charlando y riéndonos. Mirando al cielo a cada poco y esperando una ventana de luz para disparar la cámara.

Acabamos la tarde subiendo al Castillo de Aracena. Cuando el viento frío y la lluvia aparecieron dimos por terminada la tarde de fotos.

La segunda parte la sesión la hicimos al día siguiente y ya en casa. Bea relajada pudo posar con ropa más cómoda que le permitió mostrar su embarazo. Tras la ventana de la habitación la densa niebla no nos dejaba ni ver el jardín. Aún así aprovechamos la luz al máximo y conseguimos imágenes muy bonitas.

Bea estaba muy guapa y natural.

Catorce días después nació Alba.

Es genial haber podido compartir esos momentos tan cercanos a la llegada de su primera hija y haber participado en crear este recuerdo tan bonito.

Pensativa y relajada Bea está tumbada de costado sobre la cama. Muestra su barriga en un retrato en blanco y negro

Retrato vertical en color donde Bea con las piernas entrelazadas y sentada sobre la cama observa y sujeta su barriga

En medio del bosque verde junto a Aracena una imagen entre los árboles de Bea sonriendo bajo un rayo de luz que baja de las nubes

Imagen de bea abrazando su barriga relajada. Justo en el centro de la imagen está ella y todo el fondo está repleto de ramas de los árboles. Retrato en blanco y negro

En medio de la inmensidad de un bosque de alcornoques Bea está relajada mirando hacia su barriga

Retrato en blanco y negro de Bea sentada en el porche de su casa en Aracena

bea-embarazo-33

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *