Luces y sombras. Trajano en concierto

Trajano pasó hace unos meses por Almendralejo. Trajano en concierto. Salón de Teatres. Un directo intenso, rotundo. Lleno de luces y sombras como las imágenes que capturé.

Foto del bajo en pleno directo mientras uno de los focos le ilumina sólo a él. El resto del plano a la izquierda está en la oscuridad
Un concierto intenso y rotundo. En la imagen el cantante y bajo en un plano frontal
Retrato del batería de Trajano mirando hacia el instrumento mientras la luz de los focos se refleja desde abajo en su cara
Primer plano del bajista mientras toca durante el directo de Trajano en Almendarlejo
El cantante de trajano aparece en primer plano mientras toca la guitarra. Al fondo el batería sonríe y descansa mientras apura su bebida
El cantante y bajo del grupo en un plano frontal e iluminado solo la mitad de su cuerpo por el efecto de la velocidad de la cámara con los focos alógenos
Contraluz del bajista de Trajano con los focos azules al fondo
El teclista de Trajano aparece cortado entre las luces de los focos de la sala de conciertos

Otoño y buena música

Este otoño se presenta interesante para los amantes de la buena música en directo que se dejen caer por Almendralejo.

Puede ser difícil situar en el mapa a esta pequeña localidad extremeña pero lo cierto es que poco a poco ha conseguido hacerse hueco en el panorama musical más independiente. Laetitia Sadier, The Wave Pictures, Barzin, Michel Cloup Duo o Chris Brokaw pasaron ya por aquí.

Pumuky, Rivulets o Corrina Repp son algunos de los nombres propios que van a sonar estos meses en Salón de Teatres. La pequeña sala almendralejense se ha convertido en una de las paradas obligatorias para las giras europeas de muchos grupos internacionales.

Hace unos días pasó por aquí dbh en formato solo guitar. El guitarrista cabizbajo y de porte melancólico sonó con acordes sutiles e hipnotizó a un público suficiente para un lunes cualquiera en Almendralejo.

El guitarrista durante el concierto iluminado por los focos intensos sobre él.
El guitarrista con la tenue luz de los focos y centrado en su guitarra.
Foto de un plano derecho del guitarrista.
Una de las primeras imágenes del guitarrista de dbh
Recorte en blanco y negro del guitarrista de dbh
Perspectiva lejana del guitarrista en blanco y negro. Aprovechamos el móvil para crear unos reflejos creativos. Imagen en blanco y negro
Plano más cercano del guitarrista cabizbajo. Aprovechamos el móvil para reflejar de una manera creativa su imagen
Casi al final de concierto el guitarrista levanta su cabeza y con un gesto de su brazo y su cara agradece al público su asistencia
Perspectiva lejana. El guitarrista se muestra en el centro de la imagen rodeado de la oscuridad y levemente iluminado por algunos focos. Imagen en blanco y negro

Fotografía de conciertos

Cuando salgo a hacer fotos me resulta muy importante encontrar la inspiración y sentir la conexión con lo que estoy fotografiando.
Antes de comenzar una sesión de cualquier tipo lo que suelo hacer es comprobar la luz, observar las posibilidades y ver los encuadres. A partir de ahí comienzo a buscar a mi alrededor todos aquellos detalles y momentos que pueda capturar con mi cámara y que además expresen algo.

Este último año estoy haciendo mucha fotografía de conciertos en salas pequeñas. Habitualmente estas salas suelen ser bastante oscuras y la iluminación artificial ofrece en muchas ocasiones luces extremas. Además los directos suelen ser bastante impredecibles. Esto hace de esta experiencia una práctica fotográfica muy interesante tanto a nivel técnico como artístico.

Encontrar la inspiración fotografiando conciertos en directo puede ser fácil o complicado, según se vea.
Algunos músicos te ofrecen de entrada algo peculiar en su indumentaria, en los instrumentos o sus gestos. Esto puede facilitar que encuentres una foto curiosa u original. Sin embargo si buscas más allá e intentas mirar donde nadie mira puedes encontrar otras instantáneas más auténticas.

Los retratos de los pies de los músicos son para mí casi una obsesión en las sesiones fotográficas de conciertos y lo cierto es que tengo una buena colección de ellos. Me resulta muy creativo salirme de la regla del típico retrato del cantante perfectamente iluminado y encuadrado.
Los pies suelen estar más ocultos, en la oscuridad y olvidados. Creo que por esto no puedo evitar fotografiarlos.

Los pies de Jesús Polar durante el concierto de Soledad Vélez en Almendralejo Detalle de las zapatillas de I Am Dive en pleno concierto en Mérida Los pies de Kim Fasticks sobre el escenario del Salón de TeatresDetalle de las botas de cawboy de Zachary Cale en pleno concierto

Otra de mis debilidades son los retratos sin cabeza. Nuestra tendencia natural es mirar a la cara del cantante, para ver sus gestos y miradas pero para contar la historia del concierto es muy interesante también no olvidar los detalles de sus instrumentos, de sus manos o brazos.

Matt Elliot durante un concierto. El plano muestra tan sólo su guitarra mientras la tocaLa cantante de Tulsa en un plano lateral mientras canta y toca la guitarra. vista inferior de un batería mientras toca y uno de los platillos tapa su cabeza

Algunos conciertos pueden dar más juego que otros al contener elementos que resulten diferentes y llamativos. Pero si el atrezzo no es vistoso, como ocurre en muchos de los conciertos a los que asisto, lo que hago es buscar, mirar y sobre todo esperar. Un cambio de guitarra o un momento de descanso entre canción y canción pueden ser buenas oportunidades para conseguir una foto interesante.

Detalle de un xilófono antes de comenzar el concierto Detalle de una chapa colgada de una de las bandas que sujeta la guitarra Detalle de la mano de Soledad Vélez tocando los teclados durante su concierto en Almendralejo

Agacharse o subirse en algún sitio, siempre que sea posible, puede dar una perspectiva distinta a la visión típica que tenemos de los conciertos.
Una perspectiva lejana del músico también puede ofrecer una buena fotografía. Alejarse del escenario permite incluir en la foto a otros protagonistas del concierto, el público.

David de The Wave Pictures visto en picado desde abajo mientras canta y toca la guitarra Perspectiva desde el suelo del cantautor Zachary Cale mientras toca la guitarra doblando su rodilla Perspectiva lateral del concierto de I Am Dive

La escasa luz de las salas de conciertos no siempre permite fotografiar las zonas que quedan fuera del escenario. Esto te hace agudizar la vista estando más atentos a cualquier brizna de luz en el local.
Estas situaciones de luz extremas puede resultar excelentes para la práctica fotográfica.

Imagen de la sala La Caja Negra en Sevilla Detalle del local donde se celebra el concierto de I Am Dive en Mérida. Detalle de los pies del público mientras disfruta sentado del concierto de I Am Dive

Por supuesto los protagonistas de los conciertos son los músicos. Ya sea un grupo de cuatro, de cinco o solistas los focos miran siempre hacia ellos y hay que saber aprovechar estas luces y saber esperar el momento del gesto para conseguir captar y transmitir con esas fotos.

The New Raemon sonríe en un plano medio en el escenario de Salón de Teatres mientras toca la guitarra Kim Fasticks durante el concierto en Almendralejo. Detalle del bajista de Trajano durante el concierto. En primer plano el bajo y él metido totalmente en el concierto Soledad Vélez retratada desde el frente mientras toca la guitarra y canta.Trajano durante un momento del concierto levantando las guitarras en un momento totalmente espontáneo

Algo que a mi me parece importante cuando hago un reportaje de un concierto o de una obra teatral es tener la posibilidad de fotografiarlo de principio a fin. Si quieres encontrar la magia en alguna de tus fotografías quizás tengas que esperar hasta el final del concierto para capturar un momento especial.

 


Monomania: The New Raemon

Después del directo de Víctor Herrero a principios de septiembre, hemos vuelto esta semana a Salón de Teatres  para ver a The New Raemon.

El ciclo Monomaniadestaca por la calidad de sus artistas ofreciendo una alternativa musical a la que no solemos estar acostumbrados por esta zona del país. Como podéis comprobar el otoño musical almendralejense promete.

The New Raemon es un ejemplo de lo que un buen músico con una guitarra puede ofrecer. En su directo conecta con el público desde que suena el primer acorde de guitarra. Hace buena música y buenas letras. Una estupenda velada para la noche del lluvioso martes 23 de septiembre en Almendralejo.

Buenas sensaciones y buenos recuerdos fotográficos de este concierto. El último concierto de septiembre. En octubre, más.

En la imagen se ve al cantante y guitarrista desde una perspectiva más baja mientras canta con gesto concentrado y toca la guitarra
The New Raemon esboza una sonrisa al terminar una canción. Guitarra el mano mirando en dirección al público. Imagen frontal del cantante
Imagen de un momento más lento y tranquilo. Foto frontal donde sólo se ven la guitarra y parte de su cara mientras toca el instrumento
Detalle de la guitarra de The New Raemon mientras toca en el concierto de Almendralejo
Vista más lejana del escenario. Se observa al cantante en el centro, los focos sobre él y un grupo de cabezas en la parte baja

Víctor Herrero

Durante los últimos seis meses he asistido a bastantes más conciertos que en los dos últimos años. La música en directo ha sido una constante en mi día a día y ya tocaba compartirlo en el blog.

No vivo en Madrid o Barcelona, capitales que ofrecen una gran oferta musical en vivo, y sin embargo no he tenido que salir de mi ciudad para asistir a directos irrepetibles.

En un local llamado Salón de Teatres ha nacido un ciclo de conciertos llamado Monomania cuya programación ha logrado, en pocos meses, congregar a un elenco de músicos internacionales tales como  Barzin, Matt Elliot o la chilena afincada en España Soledad Vélez.

El pasado viernes se inauguraba una nueva etapa de este ciclo de conciertos con el cantautor español Víctor Herrero. Lo bueno de asistir a conciertos en Salón de Teatres es que al ser una sala pequeña te da la oportunidad tener un trato cercano y directo con los músicos, saludarles y comprarles directamente a ellos los discos.

Esta posibilidad de acercarte a los artistas enriquece aún más, si cabe, la experiencia de vivir su música en directo.

Cuando Víctor Herrero llegó a la sala nos presentaron y pudimos pasar unos minutos charlando con él. Poco después comenzó su actuación y todos nos preparamos para lo que se intuía iba a ser una velada especial. Y así fue.

Desde que sonaron los primeros acordes, en aquel escenario de Salón de Teatres, surgió la magia de su guitarra y su voz. Uno de los conciertos más íntimos y hermosos de los últimos años. Recuerdo a mi amiga Isa emocionada mientras sonaba Barcarola.

Con nuevo repertorio y algunas piezas de su último álbum Estampida publicado en España por Foehn Records, Víctor se presentó ante nosotros con personalidad, maestría y emanando una esencia muy española.

Sorprende saber sin embargo que apenas cuenta con trabajo en España. La mayoría de su trabajo le viene de fuera de nuestro país, al norte de los Pirineos y al sur del Estrecho. Sin olvidar que también ha cruzado el charco y ha tocado en Nueva York. Fuera de este país triunfa.Hermoso concierto y genial arranque de temporada. Gracias Salón de Teatres por apostar tan alto. El otoño se presenta musicalmente grandioso así que ya no podré faltar a ninguna cita monomaníaca.

Víctor Herrero en un plano medio. Se observa cerca su cara concentrada cerca del micrófono mientras toca la guitarra.
Detalle de los pies de Víctor Herrero que calzan unas babuchas
Retrato sonriente de Víctor Herrero Sentado sobre una silla tocando la guitarra española y cantantdo
Víctor Herrero durante un concierto. Descalzo, con los ojos cerrados y tocando la guitarra portuguesa.