La zona de confort es ese lugar donde nos sentimos emocionalmente seguros, cobijados y protegidos. Es un espacio mental que se reduce a lo seguro, a lo habitual y a lo que requiere menos esfuerzo.

Esta zona de confort se extrapola a muchos ámbitos. Cualquiera al que le guste la fotografía seguro que ha dejado de hacer fotos en algún momento porque ha pensado que era más cómodo no llevar la cámara encima o porque simplemente le daba vergüenza llamar la atención. A mí me pasa.

Salir de tu zona de confort a veces puede hacerte sentir como si saltaras al vacío desde una terraza con la diferencia de que lo que te encuentras al final del vuelo no suele ser el suelo. Lo más probable es que te reencuentres con tu vida y con el premio de empezar a vivirla.

Compartir entrada
View all posts by Ana

Actualmente estoy centrada en la fotografía corporativa para marcas y profesionales y la compagino con sesiones lifestyle para familias y parejas. Puedes encontrarme por Instagram, Twitter o VSCO.